Las algas marinas y el cáncer de mama

Es un tema un tanto escabroso de tocar, ya que este tipo de cáncer es de los más presentes en la actualidad, y aunque su rápido pronóstico y posibilidades de curación son francamente alentadores, es mejor intentar evitarlo que padecerlo.

Para ello nada mejor que el uso de las algas marinas de una forma habitual en nuestra alimentación, ya que existen estudios que demuestran que las mujeres japonesas, lugar dónde su consumo es prácticamente diario, lo padecen en un porcentaje mucho más bajo que en las del resto del mundo.

El consumo de algas incide en la prevención

De hecho, en las zonas urbanas de Japón, donde se ha dejado un tanto de lado la tradición de tomar algas para revertir en productos industriales, los casos de cáncer de mama están aumentando de forma alarmante.

En concreto el consumo del alga laminaria, como es la kombu, es la más indicada para prevenir este tipo de tumores malignos, y la podemos tomar de muchas maneras, como por ejemplo:

  • Como aderezo de guisos o ensaladas
  • Como complemento de un buen plato de legumbres
  • Como ingrediente principal en sopas tipo dashi
  • Como salazones en asados al horno o en plancha  de pescados y mariscos
  • Como acompañamiento de una paella de marisco y moluscos (por su sabor a mar)
  • Como ingrediente en cremas y purés
  • Como bebida en infusión

Y como tantos platos podamos preparar en nuestra cocina, siguiendo una tradición milenaria, la japonesa, que ha sabido aprovechar las propiedades de las algas desde tiempos inmemoriales.

Tags:

Deja tu Comentario

Utilizamos Cookies,si continuas las aceptas. Las usamos para mejorar tu experiencia de usuariopolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies