Las mejores partes del pollo

Al igual que ocurre con el huevo ecológico, tiende a ser habitual que dependiendo de la parte del pollo ecológico que vayamos a consumir, es evidente que su aporte nutricional será diferente. Lo mismo sucede desde un punto de vista culinario o gastronómico, dado que no es lo mismo elaborar una deliciosa pechuga de pollo que los muslos. Hoy descubrimos algo más sobre cuáles son las mejores partes del pollo para cocinar.

Como ya hemos conocido en otros momentos, dependiendo de la parte del pollo que se vaya a consumir su aporte nutricional (al igual que su aporte calórico) será evidentemente diferente.

Esto es debido sobretodo a que, por ejemplo, una pechuga no tiene las mismas grasas que el muslo, por lo que sus diferentes valores nutricionales varían.

A la hora de elaborar deliciosas recetas con pollo, está claro que no es lo mismo preparar una receta utilizando para ello el muslo de pollo, que hacerlo con un buen filete de pechuga de pollo.

¿Cuáles son las mejores partes del pollo para cocinar?

No hay duda que las dos principales partes del pollo que habitualmente se utilizan para cocinar, son la pechuga de pollo y el muslo de pollo, convirtiéndose así en dos de las mejores opciones.

En el caso de la pechuga de pollo, suele ser habitual elaborarla con cremas, para acompañar verduras, o bien empanada (con patatas fritas, verduras o ensalada).

En el caso del muslo de pollo, lo más normal es elaborarlo en deliciosas salsas, acompañadas con verduras.

 

Deja tu Comentario

Utilizamos Cookies,si continuas las aceptas. Las usamos para mejorar tu experiencia de usuariopolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies