congelación de la papaya

Consumo y conservación de la papaya

Si tomas cuarenta tazas de café, te mueres. Lo mismo si bebes 100 vasos de agua (quien diría esto último, si el agua es vida) la moraleja del asunto es que todo en exceso es malo ( excepto el dinero, el dinero en exceso si es bueno) Cuando de papayas se trata el exceso produce en tu cuerpo reacciones contraproducentes. ¿Cuales te estás preguntando? Pues como dijimos un poco más arriba que la papaya sirve para mejorar la regularidad con la que vamos al baño hacer nuestras deposiciones. Por ende un exceso sobre el consumo de papaya puede derivar en una diarrea magistral.

Se reservado respecto a las cantidades que ingieres al día de esta deliciosa fruta. Esto si no quieres pasar un largo día sentado en el trono de los lamentos.

La conservación de la papaya es bastante sencilla, como vimos en su concisión nutricional esta fruta posee un alto porcentaje de agua. Esto la convierte en candidato ideal para ser congelada y almacenada durante mese (inclusive años, no hay estándares sobre la duración de los alimentos preservados a cero grados centígrados o menos, pero como más vale prevenir que lamentar lo mejor es que no comas nada que haya pasado 12 meses en congelación)

Congelando la papaya

La preparación es crucial a la hora de preservar esta fruta en congelación, debes retirar toda la piel y semillas, luego cortarla en pequeños cubos o esferas según sea tu gusto. El siguiente paso es recubrirlas con una capa de papel plástico o papel de aluminio que la protegerá de quemaduras por el frío.

Todo esto lo resguardas en un recipiente plástico y tienes papaya lista para su preservación bajo congelación.

La refrigeración no es idónea para preservar la papaya, en el mejor de los casos la mantendrás fresca por tres días, pero al cuarto ya no será apta para su consumo. Puede parecer excesivo lo que digo, pero es la verdad. Aun cuando los alimentos luzcan en perfecto estado, han comenzado a proliferar en ellos hongos y bacterias que pueden causar daño a nuestro organismo.

Cuando realicé mi curso de manipulación de alimentos el instructor hacía mucho énfasis en este inciso y esto debido a que estamos acostumbrados a dejar la comida si preservar y comerla como si nada, pero los microorganismos no son visibles, son de los que te debes cuidar.

Al tener un composición donde el porcentaje mayor lo ocupa el agua, la papaya es víctima del calor, si dejas la papaya fuera de refrigeración olvidate de ella. Entre el calor y las moscas de la fruta (que no se de donde aparecen, pero siempre que hay fruta ellas llegan casi que de la nada) se encargaran de descomponer tu querida papaya. Y si tienes la genial idea de consumirla de igual forma, mi estimado usted se estará comiendo un cultivo de hongos y bacterias que lo pueden dejar en uno de tres posibles casos, o con diarrea, en el hospital por intoxicación o muerto.

La refrigeración ayuda, la congelación es lo ideal y la papaya lo mas genial.

Deja tu Comentario

Utilizamos Cookies,si continuas las aceptas. Las usamos para mejorar tu experiencia de usuariopolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies